miércoles, 18 de febrero de 2009

Sin Tocarte...

La conocí por su blog y a partir de ese instante empezamos a entablar una 'amistad'.
A menudo nos dejabamos comentarios. Impresiones sobre lo que cada cual relataba en su blog.A pesar de que nuestros relatos eran eróticos no nos movía el morbo de encontrarnos, más bien era una relación amistosa forjada a fuerza de escritos.
Vivía en A Coruña. Estaba casada y tenía un hijo al que adoraba.
De vez en cuando, siempre que su marido se iba a la cama, charlábamos por el msn. Podríamos charlar de cualquier cosa. De pasiones, encuentros,desencuentros,amor,odio,fantasias,familia,etc. Era muy fácil charlar con ella. Todo era sencillo. Era cercano.
Una noche que se conectó me dijo que estaba preparando un viaje a mi ciudad por motivos familiares

- ¿sabes Juan Carlos? Tengo que ir a Madrid. Me dijo.
+¿Si?. ¿De verdad?. Entonces nos podremos conocer en persona. Será genial. Contesté.
- Bueno. Si tengo tiempo, nos vemos para tomar un café. ¿Te parece?. Además pasaré solamente una noche. Al dia siguiente tendré que estar de vuelta.
+ Perfecto pero ¿donde te hospedarás?.
- He reservado habitación en un hotel cerca de Atocha. La verdad es que me cuesta un dineral.
+ Pero que me dices!!!. ¿Vienes sola o con la familia?.
- Sola. Ellos se quedan en A Coruña. El peque tiene una excursión y el padre lo va a acompañar.
+ Oye Sonia. ¿Y porqué no te vienes a casa?. Venga anda. Aqui tienes sitio.¿No me dirás que te da verguenza?
- Uy. No sé. No me parece bien. Además tu vives solo así que tendrás una casa pequeña.¿No?. Me contestó
+ No te preocupes por eso. Hay confianza. Te dejo el dormitorio y yo duermo en el sofá cama. Anda di que sí.
- Bueno pero siempre que te comportes como un caballero J.Carlos.-Me advirtió.
+ jajaja...Tranquila. Sabemos que entre nosotros no puede pasar nada.- Le respondí
Asi llego el dia que Sonia vino a casa. Estaba bastante estresada. Su visita a Madrid se debia a arreglar unos papeles de un terreno que su familia tenía cerca de Pozuelo. Aquella noche llegó agotada de tanto ajetreo así que nos dispusimos a cenar algo ligero en casa además se tenía que despertar temprano para coger un vuelo de regreso a A Coruña.
A pesar de la lógica timidez de los primeros minutos poco a poco la confianza que teníamos de tantos relatos escritos y conversaciones por sms se fue adueñando de la situación. Eso hizo que la velada transcurriera de lo más natural. Nos sentíamos cómodos el uno con el otro y eso se notaba.
Sonia era realmente atractiva. Pequeñita. Pelo rubio rizado y ojos azules. Después de una ducha relajante se puso un camisón corto para estar más comoda mientras picábamos algo de cena que esa misma tarde había comprado en el Vip´s.

Ya después de cenar, nos pusímos cómodos en el sofá con la intención de terminar nuestras copas de vino. Hablábamos sin parar de los blogs que nos gustaban, de lo que nos encendía, de lo que nos gustaba y repudiábamos. Nos reíamos de cosas. Ella se acomodó un poco más y se tumbó en el sofá dejando sus pies desnudos en mi regazo a los que yo atendí acariciandolos con mis manos sin darle mayor importancia mientras las conversaciones se cruzaban sin parar. Hasta ese momento no fui consciente de la excitación que me producía tenerla allí hablando tan sexo explícito de forma tan natural.

Sonia pudo apreciar con sus pies el bulto que por entonces ya habia crecido en mi entrepierna y en un gesto brusco los apartó de mi regazo.
- Dijiste que te comportarías como un caballero. Me dijo.
+ No te preocupes. Le contesté. Ha sido algo instintivo. ¿Te ha sentado mal?
- No pero no quiero que pase nada entre nosotros. Esto es demasiado bonito como para estropearlo.
+ Tranquila. No pasará nada..
No le dimos importancia a lo sucedido y seguimos hablando sin parar hasta que Sonia dispuso que nos fuéramos a dormir.
Tras un cariñoso beso de buenas noches en los labios , tal como acordamos, ella se metió en el dormitorio y yo me quedé en el sofá.

Acostado en aquel lugar pasaban interminables los minutos . Parecía que el tiempo se había parado. La oscuridad de la noche, el silencio. No podía dormir, estaba inquieto, daba vueltas angustiado y solamente pensaba en aquelos pies de Sonia posados en mi polla. Eso me excitó aún mas y pude comprobar como mi miembro se fue agrandando. Me estaba empalmando de tal forma que preso del morbo y tumbado en aquel sofá cama, me bajé los pantalones del pijama y empecé a acariciarme lentamente la punta del capullo. Era una sensación extraña. Sonia dormía en el dormitorio de al lado mientras yo recorría lentamente los dedos de mis manos por mi pecho, abdomen, mis muslos hasta llegar a mi polla. Mientras lo hacía procuraba que mi respiración no delatara el grado de excitación que me poseía....pero necesitaba más.

Fue entonces cuando me levanté sigilosamente encaminanado mis pasos hasta el dormitorio. Puse mi oido en la puerta y solo pude apreciar la intensa respiración de Sonia mientras descansaba. Abrí un poco la puerta muy despacio pudiendo observar la silueta de aquel cuerpo postrado en la cama. No me cabía la menor duda. Sonia estaba profundamente dormida.

Aún estando oscuro se podía apreciar bien cada detalle del dormitorio porque la persiana no estaba echada del del todo. Me atreví un poco más y decidido me dispuse a entrar en la habitación. Mis pasos avanzaban lentamente sin dejar de mirar aquel cuerpo. El silencio era tan intenso que podía apreciar los latidos de mi corazón. Al llegar a la altura de la cama me paré. Estaba preciosa. Dormia placidamente bocarriba con los brazos apoyados en la almohada. Tenia medio cuerpo arropado por una fina sábana. Mientras la observaba fui tocando mi miembro muy despacio. Estaba cachondo. Quería poseerla en aquel mismo instate.

Lentamente sin que se diera cuenta la fui descubriendo de la sabana. Uff...¡¡estas loco!! pensé. Sentía como la boca se me secaba. Mientras la descubría Sonia se movió de repente eso hizo que me quedara inmovil. Al final pude despojarla con totalidad y contamplar aquel cuerpo.

Yo permanecía de pié a escasos centímetros de su cuerpo. Seguía durmiendo bocarriba. Una tira del camisón se le había desprendido del hombro y sus piernas estaban semiabiertas lo que hacía apreciar bien sus muslos. Aquella imágen me encendió aún mas y las caricias que me daba en la polla aumentaron de ritmo. Estaba realemte excitado. Mi cuerpo estaba preso del morbo de la situación.

Sigilosamente le subí la parte de abajo del camisón. Joder...estaba a mil cuando pude ver que no llevabas braguitas. Pude apreciar sin reparo su vello púbico. Su sexo. Su coño...Ese coño con el que había estado soñando. Ese coño que se follaba la polla de su marido cada noche...Ese coño que se mostraba lascivo ante mi.Quise más y acerqué mi cara a él. La visión de su raja a escasos centímetros de mi rostro era brutal. Me acerqué un poco más, estaba a milímetros de su cueva y pude sentir el olor de su esencia mas profunda...Ese olor intenso que desprendia su coño invitaba a que me siguiera masturbando sin parar.Ese olor me poseyó e hizo que desatara en mi las mas guarras de mis fantasias.

Me retiré de ella descansando mi cuerpo contra la pared. Estaba desnudo y haciéndome una paja de lo mas violenta mientras admiraba sus pies, sus piernas, su sexo. No podia más, estaba completamente entregado a mi polla, dandome placer como pocas veces lo habia hecho.

De repente oí unas palabras 'QUEDATE AHI QUIETO'. Esas palabras hicieron que mi corazón casi saliera por mi boca. Era Sonia. Había abierto tus ojos y me estaba contemplando lasciva. Miraba mi cuerpo en tensión apoyado contra la pared. Mi mano agarrando fuertamente mi polla completamente empalmada y encendida llena de venas. Paré mis embestidas bruscamente.

- Dijiste que te portarías bien y que no pasaría nada entre nosotros. Me advirtió con una sonrisa lasciva.
Yo no pude articular palabra.
- Sigue desde ahí con lo que estabas haciendo pero hazlo bien.

Entonces fue cuando Sonia ante mi asombro se quitó el camisón, se acomodó bien en la cama y sin quitar las vista de mis ojos me dijo 'Que no vaya a pasar nada entre nosotros no significa que no podamos mirarnos'. Acto seguido abrió sus piernas de par en par dejandome admirar toda su raja abierta. Se llevó una mano a su boca y lamió sus dedos. No dejaba de mirarme mientras yo atónito lucía mi polla completamente empalmada que se mantenía tensa sin ayuda alguna. Lentamente se fue llevando las manos por su nuca, bajó hasta sus pechos donde empezó a jugar con ellos pellizcandose los pezones una y otra vez. Un leve gemido salió de su garganta. Sus dedos ahora bajaban por su ombligo siguiendo por su vientre hasta que por fin se lo metió en su raja cosa que hizo cerrara sus piernas para intensificar el placer que le había producido.
La visión que tenia ante mi me excitaba en exceso. Yo seguia de pié frente a ella, abrí un poco mis piernas y volví a agarrarme la polla por la base de tal forma que todas las venas se llenaran se sangre. Empecé a hacerme una paja muy despacio manteniendo el ritmo.

Ella proseguía con su labor. Metía y sacaba su dedo de su raja. Despues se metía otro, ya eran dos. No paraba de masturbarse y miraba como yo me masturbaba. De vez en cuando sacaba sus dedos y se los metía en la boca degustando su sabor. Sus gemidos aumentaban conforme aumentaban sus deseos. Su cuerpo se movía, se retorcía de placer. Los dedos de su mano estaban empapados por el flujo de su coño. A veces paraba y daba palmaditas en su clitoris. Eso la hacia extremecer. Olía a sexo puro en todo el dormitorio.

Cada uno por separado nos dabamos placer con una intensidad tan grande que los gemidos y sonidos de nuestras acciones hacía que la lujuria y lascivia se apoderaran del dormitorio.

Sonia no apartaba la mirada de mis ojos. De vez en cuando miraba como las embestidas de mi mano en la polla cada vez eran más fuerte, eran brutales, tenía el capullo completamente rojo, me ardía. Todo mi cuerpo estaba en pura tensión. Ella seguía aumentando el ritmo frenéico de los dedos de una mano mientras con la otra se pellizcaba fuertemente los pezones.... De repente su cuerpo empezó a retorcerse, arqueando la espalda como una autentica posesa, cerró los ojos y un gemido desgarrador salió de sus entrañas. EL orgasmo que sintió fue tal que su cuerpo temblaba.
Yo no podia más, sudaba sin cesar mientras mi mano daba fuertemente en mi puto miembro...sin parar, rápido, fuerte, con ganas,muy muy duro. Estaba a punto de correrme. Sonia no dejaba de mirarme desde la cama, enseguida supo que me faltaba poco, estiró su pierna dejandome un pie a la altura de mi polla. ¡¡¡Corrte aquí!!!,me dijo. Cuando no pude más ,una fuerte embestida de mi mano hizo que de mi polla emanara todo el semen dejándolo caer por su pié. Fue una corrida intensa,brutal, bestial.
Agotado,volví al sofá y me quedé dormido.
Al día siguiente cuando desperté no había nadie en casa. Solamente una nota que decía. 'esta noche a las doce te veré por el messenger. Cumpliste lo pactado'.Con cariño. Sonia.

10 comentarios:

  1. Parece ser que contigo la palabra morbo se escribe con mayúsculas. Ufff. La verdad es que ella tuvo mucha capacidad de contención...no?

    ResponderEliminar
  2. No veas como me has puesto sea realidad o ficción niño, pero ahora voy con mucha prisa para comentarrrr mucho másss, y a ver quien curra asiiii, jajaja. Eso sí: si es lo segundo (ficción)...qué portento imaginativo eres chico, ¡¡¡yo también quiero!!! jajajaja!!!
    Y como dice "Te susurraré"...cierto: vaya capacidad de contención esa mujer. Yo es que...no sé ni lo que es eso...me lo explicas??!!! xDD!!
    Un besote de los impuros, escoge tú si de realidad o de ficción ;) *

    ResponderEliminar
  3. Muy calientes y excitantes... soy fetichista de los pies femeninos y estoy...
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me parece un texto supermorboso, me encanta!
    Uf uf uffffff
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. me ha gustado si, además creo que es muy original,distinto...sensual y sexual.Enhorabuena ufff uffff

    ResponderEliminar
  7. Susurros...¿que te voy a decri yo a ti?
    Miss...tu eres realidad con lo cual ese beso me lo has estampao en toda la mejilla.
    Juank...¿estas?...pues me alegro hombre!
    Mareve...Gracias!. Asi de sencillo y así de claro.
    Maldita Incocencia...¿No te suena eso de A Coruña?.Un beso guapisima
    Rachel...gracias por tus palabras

    ResponderEliminar
  8. Sonarme me suena muchas cosas del texto jejeje pero sí, lo de A Coruña me suena, muasss

    ResponderEliminar
  9. Yo no me hubiera podido resistir...

    Un beso

    ResponderEliminar